A Grifols no se le atragantan las compras

Dicen que el dinero es miedoso y que los mercados no se arriesgan. Por eso, cuando la farmacéutica Grifols compró a su rival estadounidense Talecris en 2010, la cotización de la catalana se hundió un 8,5%. Los inversores no confiaron en la capacidad de esta pequeña compañía, que entonces solo tenía 1.800 millones de euros de capitalización bursátil, para asumir la integración de la tercera empresa por facturación del mundo de los hemoderivados en sus entrañas. Grifols era la quinta empresa de su sector en el mundo y optó por devorar al pez grande antes de que las circunstancias se la tragasen a ella.

Enlace a la fuente orginal del artículo: com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624599/s/339ae10f/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C110C120Cempresas0C1384282130A0I1858710Bhtml/story01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.