El futuro político incierto de España

Desde que se terminara el escrutinio de las elecciones del 20D, parece complicado aventurarse a decir quién será el próximo Presidente de Gobierno.

Las urnas dejaron claro la intención de los españoles de que tuvieran que llegar, las principales fuerzas políticas (incluyendo ya en el panorama y mapa del Congreso a las nuevas fuerzas que llegaron con fuerza de resultado), a pactos que beneficiarían la toma de decisiones consensuadas.

Sin embargo, tras dos investiduras fallidas, mesas de negociación que se rompen y retoman y la sobra de la corrupción sobrevolando la cabeza de todos los partidos, esto parece más lejos que nunca.

La nueva fecha que hay que poner en mira de todos es el próximo 25 de abril, fecha tope para saber si se volverá a intentar una investidura por parte de alguno de los representantes de la Cámara o, por el contrario, si se disolverán las Cortes el 3 de mayo para convocar nuevas elecciones en junio.

Algo nunca visto en la democracia de nuestro país, donde estaríamos hasta seis meses sin tener gobierno y sólo con ministros y cargos en funciones.

¿Qué esta pasando por culpa de la incertidumbre? Que, más allá de los últimos datos de déficit público, muy por encima de la previsión que se había marcado, las inversiones y el dinero no deja de salir fuera de nuestras fronteras. La incertidumbre está llevando a que los inversores dispuestos a apostar por gastar dinero en nuestro país, estén huyendo a un ritmo de millones de euros diarios para buscar mercados y países más estables, mientras que, todo el que puede – de forma legal y declarada – está también sacando parte de sus patrimonios monetarios a otros países europeos en vista de las posibles reformas que tendrán lugar una vez se forme gobierno.

Y es que nada bueno se augura con los últimos datos económicos publicados ya que, quien entre en Moncloa, tendrá que renegociar las políticas de nuevo con la Unión Europea y reformar algunas de las actuales leyes.

Parece que este vacío de medidas está también suponiendo un aprovechamiento para lanzar los últimos despidos más baratos puesto que se prevé una derogación de la reforma laboral tan pronto se formen los Ministerios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.