Nuevo escenario desde la City londinense ¿o no?: Si hasta ahora estaba claro que los dictados de la bolsa neoyorquina